lunes, 14 de julio de 2008

Pobre pamplonicas


"Pobre de mí, pobre de mí, que ya se han acabado las fiestas de San Fermín". Han sido muchos días de fiesta, de adrenalina, de amistad, de ¿amor?, de excesos, de alcohol. Demasiado alcohol que ha castigado a los cuerpos desde aquel lejano 6 de julio, cuando el estruendo de un cohete hizo delirar a cientos de miles de personas. Desde entonces, esa ciudad ubicada a 80 kilómetros de Logroño ha delirado y no ha descansado; ha recibido a 800.000 personas, que han dormido en parques, en bancos de plazas, o no han dormido en absoluto.

Hoy los pamplonicas finalizan sus fiestas. Unos sanfermines que no conozco, pese a estar tan cerca. No sé bien por qué nunca me he animado a vivir semejante festival. Quizá es porque me conozco demasiado y sería un desastre. Prefiero algo más íntimo, más del pueblo, como nuestro San Mateo. Eso sí, aunque no me gusta madrugar, casi todos los días me levanté a ver los encierros por televisión, que no tienen desperdicio. Pues eso, que la fiesta se acabó, aunque ya se empiezan a entonar ese "uno de enero, dos de febrero, tres de marzo...".


4 comentarios:

Extraviada dijo...

Yo fui hace 6 años y de poco me pillan los toros en el encierro, aunque estuvo hábil la Foral para despacharme de Estafeta con dos porrazos. Yo también me quedo con las fiestas del pueblo.
Se despide
Extraviada con boina a rosca

Martín Schmitt dijo...

Jejeje, me ha gustado lo de la boina a rosca. Pero es verdad, con todo el agobio de San Mateo, lo prefiero antes que algo tan masificado. Lástima que este año no habrá encierros... es que eran una mierda

Inés Royo dijo...

Mmmm... vamos a dejarlo en que es un San Mateo a lo grande con encierros de verdad, porque en el fondo el resto es lo mismo solo que con el doble d ela población normal. Martín, no me creo que no hayas ido nunca,el año que viene si estoy aquí te llevo sin falta!!

justo rodríguez dijo...

- Pues a mí me parecen las fiestas que una ciudad como Logroño, debiera tener...