lunes, 11 de enero de 2010

Matador, no; ni siquiera de marisco

Me cuenta mi madre que cuando era pequeña, a su padre (mi abuelo Carlos) le habían regalado un pavo a principios de diciembre, con el fin de engordarlo para las fiestas y hacer del animal un festín. Cuestión que los cuatro hermanos López se encariñaron con el bicho en cuestión, al que bautizaron Rudy (creo), y el día de Navidad, fecha señalada para sacrificar a Rudy en detrimento de los estómagos de la familia, no había quien diera el paso al frente.

Resultado: al pavo lo emborracharon, mi abuelo lo quería pisar con su Renault 12, mientras sus hijos (entre ellos mi dulce madre) le lanzaban todo tipo de improperios. Hay que situarse en la época, ya que mi abuelo era contraalmirante de marina, es decir, gritaba mucho pero en el fondo era un pedazo de pan con dulce de leche. Por eso, al ver que a Rudy (insisto, no recuerdo qué nombre le pusieron) nadie era incapaz de darle el boleto hacia el más allá, se lo regalaron al vecino, que pasó las mejores navidades de su vida.

Llegados hasta este punto, algo similar me sucedió este fin de semana, cuando me tocó darle el golpe de gracia a Tenacitas, un bogavante que compré para celebrar la Navidad con mi papá, Martina y Mariana. De más está decir que era la primera vez que hacía algo así a la plancha... y el nombre de Tenacitas viene de un capítulo de los Simpsons en el que les ocurre algo similar. Pero en esta ocasión, Tenacitas se resistió, pero al final pude dar con él, aunque el video que dejo acá demuestra mi inexperiencia en la materia. Y al final resultó ser una exquisitez, lo aseguro.


video

12 comentarios:

Anónimo dijo...

ayyyyy martin que impresiona tenacitas, pobre por comerlo... me recuerda que una vez a mis padres les llevaron de regalo una gallina o pollo, vivo... ayyyy todos gritaban y corrian p agarrarlo y nosotras, las hermanitas, de atras de impresion, hasta que doña rufina (la sra q limpiaba en las casas de varios mortenssen) le puso el palo de escoba en el cogote, lo agarro y revoleo el bicho que partio p mejor sitio...
demas esta decirte que ninguna comio el animal en cuestion... jajaja un asco...
BEsos. Mariela

justo rodríguez dijo...

Ni Padilla....

Anónimo dijo...

Acabo de ver una peli de martes 13, ¡¡¡¡ASESINO!!!!, POBRE BICHO, y el cagaso que te pegas cdo se mueve, je, tipico susto de un rojito mas.
un abrazo leproso, sankichu.
Te llegaron los mensajitos de fin de año?.

Anónimo dijo...

en la silla electrica sufria menos pobre bicho!!!!!!

el colo.

Emi dijo...

jajajajajajaa!!!
q graciosoooooo!!!!!! podrias haber probado con emborracharlo primero!
beeeeeeeeeesos! y buen provecho!

Sergio S. dijo...

Bueno. Martín. En primer lugar, debes saber que por mi humilde cuchillo han pasado no menos de 80 bogavantes.. La próxima, avisa que voy con una botella de vino y mi famoso Solingen Steel Chef.
Luego hay un debate abierto (y un tanto surrealista) acerca de si sufren o no las langostas y sus parientes cuando los diseccionas en vivo o cuando los hierves, también en vivo.
No sufren http://www.content4reprint.com/view/spanish-5351.htm
Las pasan putas
http://www.animanaturalis.org/p/1146/sienten_dolor_las_langostas

Qué aproveche

Anónimo dijo...

Me has recordado lo que nos paso estas Navidades.el resultado fue, dos hijos traumatizados después
de que su padre los asustase con tres bogavantes peligrosos, y yo que no abrí la nevera en dos días. Sin olvidar los gritos de los chiquillos al verlos en una fuente en el centro de la mesa en nochebuena. Se lo recordaremos cuando sean mayores y les vuelva locos el marisco.
Un beso de tu pareja de trivial

María Marta dijo...

Qué horror!!! Yo, una vez que les miro la cara, nos miramos a los ojos.... ya no puedo comerlos (ni qué decir matarlossssssssssss).
La historia del pavo, la tengo muy presente, aunque no recordaba el nombre....
También recuerdo que en Luarca (ese encantador puerto pesquero), comimos mariscos y te ofrecían elegirlos vivos... a lo cual me negué por la mismísima razón!!!
Igual, el video está divertido!!!
Besosssss

Martín Schmitt dijo...

Sí, buen marisco el de Luarca.

Pareja de trivial, qué alegría verte por aquí. Demás está decir que matar un bicho así no es recomendable para menores. Jejeje. Si los niños están traumatizados, dejalos con el tío Valentín unas horas que ya espabilarán.

Sergio, por mi humilde cuchillo pasaron dos bogavantes. Y en la olla sucumbió un buey de mar. No tengo tanta expewriencia como la tuya. Ahora, cuánto friki hay con tiempo que tiene ganas de peolemizar si el bicho sufre o no.

Emi, los borrachos eramos nosotros. jejeje.

Colito, del cuchillo fue a parar a la plancha. Silla eléctrica no había.

Sankichu, no hablemos de susto porque creo recordar que la última vez que te vi corrías por el green del 18 hacia el estacionamiento... Los saluditos me llegaron. Te llegó el mío?

Marie, qué buena historia. Qyuizá desde entonces tu hermana no come pollo.

Anónimo dijo...

Hola Martín.
Descartado el dejar a las criaturas con Tio Valentin. Lo ultimo fue meterles monedas de euro en cada porción de roscón de reyes. Ellos estaban encantados chupando cada uno su moneda hasta dejarla sin gota de nata. Eso si, trauma no tenian ninguno de ellos.
Mejor con el To.
Tu pareja de trivial

Anónimo dijo...

Hola Martín.
Descartado el dejar a las criaturas con Tio Valentin. Lo ultimo fue meterles monedas de euro en cada porción de roscón de reyes. Ellos estaban encantados chupando cada uno su moneda hasta dejarla sin gota de nata. Eso si, trauma no tenian ninguno de ellos.
Mejor con el To.
Tu pareja de trivial

Lucre !!! dijo...

Me encanta leer tus historias. Además en este mismo momento me has subido la alegría que la tengo un poco apagada con tanta cosa.
Besos de lucre !!!