miércoles, 2 de septiembre de 2009

Conciencia en San Telmo

Tiene 80 centímetros de alto y está elaborada en resina epoxi y fibra de vidrio reforzada. Aunque es mucho más que eso. Representa la conciencia de todo un pueblo de más de 40 millones de habitantes. Desde este pasado fin de semana, se saldó una deuda pequeña, con ella misma, con la historia. Ahora, ella está en una esquina emblemática de Buenos Aires. En concreto, en Chile y Defensa, en el corazón de San Telmo, el barrio que vio crecer a su creador, un tal Joaquín Salvador Lavado, aunque la gente prefiere llamarle cariñosamente Quino.

En ese espacio, la pequeña, que ya tiene cumplidas bastantes primaveras (pero el paso del tiempo no le hace mella y le mantiene intacto su peinado cortado con una taza)
aparece sentada en un banquito para que la gente, todos los que crecimos mientras ella se quedaba así, chiquitita, se pueda sentar a su lado y sacarse fotos. Fue el propio Quino quien explicó hace unos días que el monumento a Mafalda está ubicado en el mismo lugar en el que la niña observaba el mundo convulsionado de los años 60. Y con las historias con en las que hemos crecido muchos de nosotros.

Ahora, no sé si Mafalda, que luce en su escultura
la misma sonrisa inocente de hace cuarenta años, está preparada para ser la voz del alma de la desastrosa jungla en la que se ha convertido Argentina en el siglo XXI, en donde campa a sus anchas un KKlan que no tiene vergüenza ni pudor y a la que le faltaría una buena dosis de lo que Mafalda nos acercaba en cada una de sus historias: conciencia. Pura y dura, como el material de su estatua.

6 comentarios:

TO+ dijo...

No solo Mafalda espera a que nos sentemos a su lado... ella es la que ha superado fronteras y límites y se ha ido sentando al lado de cada uno de nosotros. Gran compañera de viaje.

Anónimo dijo...

Pues a mi ya me puede ir esperando, porque siempre he detestado a este personaje...

Anónimo dijo...

Debería estar en Mendoza , de donde es Quino !!!!

Inés Royo dijo...

Pues nada, habrá qeu ir a hacerse la fotito con Mafalda a Buenos Aires y llevarle un plato de sopa...
beso!

Bartmillo dijo...

Discriminadores. Felipe, Manolito y el Guille, merecen su estatua.

Monica dijo...

estoy en un hotel en buenos aires mañana voy a ir a recorrer san telmo, por lo que veo es hermoso