martes, 23 de diciembre de 2008

Cruce de caminos


Resignado de no haber ganado nada con el Gordo de Navidad, de tener que comer lechuga en vez de langostino y de estar más aburrido que chupar un clavo oxidado, levanté la vista y lo volví a ver, al igual que el último día de vacaciones (y muchos otros más). Logroño es un cruce de caminos. Y no sólo por la ruta Jacobea que marcha rumbo a Santiago de Compostela. También lo es en el cielo, por donde todos los días pasan decenas de aviones, que dejan sus imperturbables huellas plasmadas allí arriba. Y eso que estelas riojanas con destino el aeropuerto de Agoncillo se pueden contar con una sola mano. Si ya lo dice la canción: "Mi tierra es La Rioja, Logroño es mi pueblo, cruce de caminos, puente sobre el Ebro, cuna de mi lenguia, camino de encuentro. Y nadie en Logroño se siente extranjero".

6 comentarios:

justo rodríguez dijo...

Chispún...

Savage dijo...

...Huy, yo también soy riojana de adopción...

David dijo...

Esa canción es un hit en toda regla. Gracias por tu visita al blog, Martín. Te seguiré leyendo, como hasta ahora, y dejándote algún comentario.

Bartmillo dijo...

Doy fe, cuando fuimos, nos trataron bárbaro, sobre todo por el vino que nos hicieron probar(Debería haber una Laurel en todos lados)
Feliz Navidad.

Anónimo dijo...

Feliz Navidad para todos!!!
Cómo me gustaría estar en Logroño... brindando con todos Uds. con un buen rioja!!!
Pero el brindis será, océano de por medio a la distancia!!!
Desde un Buenos Aires caluroso (cocinando comida de invierno... herencia de nuestros ancestros) les mando los mejores deseos para esta Navidad!
Besos,
María Marta

Pabloalvarez dijo...

Mira, el cielo de mi barrio de toda la vida, el de la casa de mis padres. A veces pienso que los de fuera aprecian Logroño más que nosotros. ¿Le ven cosas que nosotros no?

En todo caso, felicidades y besos para los tres, incluyendo la niña con nombre.

Saludos