miércoles, 8 de septiembre de 2010

Palabras asesinas


Les intento descubrir a través de sus capuchas negras, que acompañadas por esas inmensas chapelas dan miedo, y soy incapaz de imaginarme si son felices o no. Les veo con el puño en alto, un estilo patentado mucho antes por verdaderos guerreros -y no cobardes asesinos como lo que son- a lo largo de la historia del universo y el corazón se me llena de rabia. Busco un atisbo de humanidad en las palabras que esbozan detrás de su poco currado anagrama, pero que da terror, y me encuentro con un vacío tremendo. Como padre que soy, trato de pensar en cómo estas inmundas gentes pueden llegar a procrear hijos, enseñándoles (como debe corresponder a cualquier especie animal) qué es bueno y qué es malo de la vida... y sólo veo oscuridad y mucho silencio.

Quiero adivinar cómo han sido sus infancias, sus adolescencias, sus primeros besos, esos momentos inolvidables de cada persona, y me quedo en blanco. Trato de pensar la razón que lleva a alguien a ser un asqueroso terrorista, sin querer interactuar con la palabra como cualquier otra persona, y me dan arcadas. Les imagino dándole un tiro en la nuca a un inocente o detonando una bomba lapa, destrozando vidas por doquier, y mi indignación pasa a otro estado. Más cuando acusan, con idéntica libertad con la que matan, de estar sufriendo una «estrategia salvaje de negociación y aniquilación». Escucho y vuelvo a oír las palabras de esta individua (que no persona) que anuncia el alto el fuego de ETA y les juro que no me creo nada. Sólo veo en la pantalla del televisor a tres cobardes e insensibles terroristas que balbucean en su dialecto mentiras que algún día se llenarán otra vez de sangre.

Columna publicada en el Diario La Rioja el martes 7 de septiembre del 2010

5 comentarios:

Pegaso dijo...

La verdad, siempre he pensado que pensarán estos energumenos cuando sean viejitos y en su lecho de muerte vean que su vida toca a su fin, ¿serán capaces en ese momento de darse cuenta de que desperdiciaron su vida y la de muchos otros inocentes, en pos de una entelequia?, ¿se darán cuenta de que perdieron el tiempo en luchas absurdas, en lugar de haber intentado ser felices con sus seres queridos?, la verdad que no lo se, son preguntas que me hago, aunque no se si esta escoria tendran otros pensamientos que no sean el odio, y el exterminio de los que no piensan como ellos.

María Marta dijo...

Sin palabras... Las han dicho todas Uds...

ELISEO EN LA RED dijo...

Con dos cojones. Si por mi fuera estos malparidos y toda su ralea se cagaban por las trancas

María Marta dijo...

Eliseo, tú siempre tan "sutil"!!!

Granizo dijo...

Yo no proceso mentalmente lo de "Tregua indefinida", no son términos compatibles. Lo curioso de esta gente, es que muchos están metidos en ONGs de ayuda a los animales estilo Salvar a las Ballenas o en Asociaciones por los derechos del pueblo de Terrobistán. Y resulta que lo que más les importa es buscar la diferencia y la exclusión.