martes, 11 de agosto de 2009

Las vacaciones de Murphy

Hoy volví a trabajar. Y nunca creí que me iba a dar tanto gusto después de unas vacaciones. Bueno, digo vacaciones por mencionar algo porque durante los últimos quince días les aseguro que la realidad superó ampliamente a la ficción. De hecho, creo que me cambiaré el apellido por el de Murphy. Todo se inició el viernes 31 de agosto, cuando nos reunimos en Madrid mi padre, mis hermanos y sobrinos para celebrar las primeras vacaciones de la familia con la nueva generación, al margen de la emotiva presentación de Martina.

Con una chuletillas de por medio en La Tahona, restaurante preferido de mi padre, quien sufragó absolutamente todo desde el principio, iniciamos estos días de descanso en familia. Habían sido meses y meses de planes y programación para que todos puedan estar presentes. Incluso, teníamos
unas camisetas con nuestros números y nombres, para hacer el viaje a Túnez, lugar escogido por la familia. Pero la cosa se empezó a torcer en el momento de tocar suelo africano.

Resulta que el abuelo, alma máter de la iniciativa y una persona más que viajada (debe tener en su haber varias vueltas al mundo en kilometraje aéreo), tiene un pasaporte completito y con un anexo en la parte anterior. Pues el hijo de puta del funcionario tunecino que nos atendió decidi
ó que no entraba a su país, creemos que fue por lo del pasaporte porque no hubo ni una mísera explicación, y lo metieron en el avión que nos llevó a ese país de mierda. Nosotros no pudimos hacer nada, salvo ir al hotel (ya era muy tarde).

Llegamos al muy poco recomendado Hotel Vincci Taj Sultan sobre la 1 de la mañana y resulta que estaba sobrevendido y nos mandaron a una habitación de mierda, en la que, en mi caso, ni siquiera estaba la cuna del bebé. Más bronca con los responsables y nos traen la cuna, por decir algo. Después de mal dormir, nos dimos cuenta que en vez de una cuna, Martina había pasado la n
oche en un carro para tirar las toallas usadas. Si no me creen, ésta es la prueba:


Más bronca con el gerente, que era un tipo de Vigo, quien nos recolocó en otra habitación, con vistas al mar pero debajo de la cocina, por lo que los siguientes días dormimos con olor a pescado, hamburguesas y refritos. Pero al mal tiempo buena cara, por lo que intentamos dejar atrás el mal fario y darnos un baño en la playa, salir a recorrer la medina del lugar y cenar todos los hermanos juntos. A todo esto, el cónsul argentino en Madrid le confirmó a mi padre que el rechazo tunecino había sido ilegal, aunque él ya no quería volver (se reencontraba con mis hermanos en Roma una semana después). Pero esa noche, Martina empezó con fiebre.

Los siguientes tres días lo pasamos entre la habitación del hotel (con olor a comida), visitas de una pediatra (dijo la amable señora que era el cambio de clima) y el lobby de la instalación. A la tercera noche con fiebre, decidimos pegar la vuelta, pero no había vuelos a Madrid hasta dentro de los siguientes 4 días, así que José, nuestro agentes de viaje, nos metió a los tres en un vuelo vía Barcelona. Y al día siguiente, al hospital, en donde confirmaron que la enana, que en unos días cuimplirá 5 meses, tenía una infección urinaria, por lo que quedó ingresada en La Moraleja.

Lo más estresante de todo fue tener que cuidar, literalmente las 24 horas del día, a un gnomo que no sabe lo que es una vía en vena y que siente que algo le molesta en el brazo. Fueron cinco días en los que no veíamos la hora de irnos a casa. Iba siguiendo el viaje de mis hermanos y sobrinos con mi padre a través del teléfono, porque ni siquiera internet teníamos en el hospital. Por cierto, a ellos también les siguió la mala suerte porque, según me dijo mi viejo, en la habitación del hotel romano, muy cerca de la Fontana de Trevi, era tan pequeña con no entraba una maleta. Y a mis hermanos los recolocaron en un "anexo" del hotel a 200 metros y en un segundo y un cuarto sin ascensor. Mientras tanto, en Madrid, nuestras queridas amigas Elena y Bea, que vive muy cerca del hospital, nos habían mucha y buena compañía.

El día que Xabi Alonso se hizo le revisión médica para el Real Madrid nos dieron el alta, y por poco nos topamos en la puerta con el donostiarra. Rápidamente nos subimos al 307 y apuntamos por la A-1 en dirección Logroño. Ya estábamos por San Asensio, cuando realmente creí que habíamos dejado la mierda atrás. Pero una tormenta salió de la nada y el granizo casi me despedaza la carrocería si no hubiese encontrado el área de servicio con un resguardo para la máquina.

Finalmente llegamos, mi familia y la mala pata, a Logroño, porque al abrir las ventanas se me cayó toda la cortina del salón, me golpeé la cabeza y maldije en mandarín. A los pocos días nos dimos cuenta que en algún lugar de estos días de tortura nos habíamos dejado olvidado el cargador de la cámara de fotos, que en la casa oficial tardarán un tiempito en conseguir otro.

Por eso estoy tan contento de volver a trabajar y dejar todo esto en el olvido porque he vuelto al laburo más estresado, más gordo y más blanco que cuando me marché el 31 de julio. Pero eso sí, pese a todo, hay imágenes que quedarán siempre en los corazones de la familia Schmitt, digo Murphy. Comparto algunas con ustedes.







14 comentarios:

Inés Royo dijo...

joder Martín!!!! y yo iba a decirte vago porque llevabas sin actualizar dos semanas.
La verdad es que mejor reirse pero espero qeu la enana esté ya bien, ni me había enterado de nada...
un besazo para los tres

Oli dijo...

sólo me había enterado de una parte de la historia. vaya tela... bueno, ya estás en casita sano y salvo. y con la certeza de que estas vacaciones las recordarás para siempre, jiji. y yo que te había dicho que en tunez genial... jeje. a ver si nos vemos y nos reímos un poco de todo esto. ahora no voy al ayunta... sniffff... un besito. Oli

CRIS dijo...

Bienvenid@s!!!!, que visto lo visto no es poco...
Las fotos son geniales!. MUAK

clara dijo...

Nada Martín, menos mal que Murphy nació antes que tu, que si no sería la Ley de Martín, pero olvidate de todo ,que ya estas aqui, currando y la peque esta para comérsela, lo bueno de todo esto es que el cupo de mala suerte lo has pasado como para un par de años asi que ahora a disfrutar de la buena suerte , compra un décimo de lotería por si acaso....jejeje

las fotos geniales.

besitos

Martín Schmitt dijo...

Sigo con el mal fario. Ahora se nos rompió el baby call cion cámara. jejejeje, y me quieren cobrar 52 euros por el cargador...
Inés, sigo atento a tus historias por la capital del mundo.
Oli, ya te contaré, porque hay más cosas...
Cris, siempre con alegría. Besos.
Clara, espero que sea así, por el bien del club de los locos bajitos. Besos

Bartmillo dijo...

Todo esto me hace acordar a las historias que Borges le contaba a Alvarez, (Olmedo y Porcel), donde a alguien le hacian de todo y solo reaccionaba cuando le rayaban el auto o le sopaban el pan en el huevo frito, en tu caso, lo imbancable hubiera sido el granizo al final o los 52 euros del cargador.
Por suerte todo terminó bien y buscate una bruja para que pare la mala racha.
Saludos

Bartmillo dijo...

Corrección de lo anterior: son Olmedo y Portales. Insuperables

Anónimo dijo...

Podes quejarte pero las fotos son increibles.
Respecto a la infeccion urinaria...viste lo que es ser mujer. MAMITA carla tuvo lo mismo de chiquita...una patadon de huevo. Los machos solo tenemos golpes y boludeces. Salud amigo
Abrazo de Gol
Lulo

María Marta dijo...

De alguna u otra manera, el viaje será inolvidable...
Las fotos son buenísimas!!!
Yo quería una de los tres nietos juntos... y la que mostraste... Todos parecen tener miedo de que Martina se cayese... incluso ella misma!!!
Creo que hay que guardar en la memoria los buenos momentos vividos y olvidar todos los trastornos...
Besitos,

Anónimo dijo...

MARTIN, que rally que te mandaste, pero la criatura esta bien y el resto pasa a ser un recuerdo y con el tiempo te vas a cagar de risa, me imagino la vena de tu abuelo, que calenturon.
De desquite unos paseos por la Laurel compensaran un poco las vacaciones.
Un abrazo, Sankichu.
me alegro que la peque este bien.

Extraviada dijo...

Bueno, que Martina durmiera en un cesto de la ropa sucia... es para matarlos. Al final, cuando se haga becaria, seguramente se convierta en una gran anécdota. Ah! y bienvenido
Besos M!

TO+ dijo...

Pues una suerte poder contar todo esto... Hazte a la idea que hay peña que sus vacaciones las pasa al sol dando vuelta y vuelta... Oyeme he quedado con la jugada de tu abuelo, tienes que hablarnos algún día de él. Un fuerte abrazo de regreso.
Tomás

Martín Schmitt dijo...

Es mi padre, no mi abuelo. Jejeje.

Anónimo dijo...

[url=http://www.adulthostedblogs.com/?u=videosealysha0]DVDFab Platinum 5.0 Beta (4/27/2008)[/url] [url=http://www.drawingboard.org/blogs/?u=videoseanson5]Alo AVI MPEG WMV 3GP MP4 iPod PSP Converter[/url]
DVD Rebuilder Professional 1.27.3 Sothink Flash Capturer and Converter Suite
http://www.blogportalen.no/blog/?u=videoseaaron8 3herosoft MOV Converter
[url=http://www.pinskerdream.com/bloghoster/?u=videoseabner7]Okoker DVD Ripper[/url] [url=http://www.pinskerdream.com/bloghoster/?u=videosealissa1]Honestech VHS to DVD[/url]
Torrent Mpeg Video Joiner Moyea Video Converter
http://www.blogsplosion.com/?u=videoseallycia0 ProgDVB (64-bit)
Sony DVD Architect Pro 4.5a
my icq:858499940385