viernes, 6 de marzo de 2009

Esperando la cigüeña llegó la paloma

Estamos en tiempo de descuento. Las horas se hacen de chicle, los días de goma, las semanas eternas... y la maldita cigüeña sigue sin aparecer. De hecho, esta semana hemos empezado a despedirnos de la vida que llevábamos con una buena Laurel, comenzando con una cervecita en el café Bretón y acabando con una copa en el mismo sitio que regentea el Colo. Y en el medio, un sandwich de salmón en la Hez; unos ajos en el Achuri; un 1 pequeño de bacon y setas en el Pali; un champi del Soriano; unas rabas vegetales en el Correos y uno de sardina y pimiento en el Soldado de Tudelilla.

También, por lo menos en las próximas semanas, le dije adiós al deporte: hoy jugué al padel y la semana pasada al golf, completando una de mis mejores vueltas, con 85 golpes (45 de ida y 40 de vuelta). Además, en las últimas dos semanas me he despedido del ocio gastronómico, con algunas buenas cenas con la gente del periódico y algún manjar culinario en la gastronómica de Uve.

Pero la maldita cigüeña sigue sin bajar de las torres de La Redonda. Eso sí, la que apareció hoy a la mañana en el Ayuntamiento fue otra ave: una paloma, esa rata con alas, que se metió dentro del edificio y arm
ó un revuelo importante. Entre funcionarios, policías y concejales, tardaron más de 15 minutos en poder dar con ella.


Un funcionario persigue a la paloma. /Juan Marín

A veces también se cuelan en las fotos, como ésta en París, hace unos años.

10 comentarios:

justo rodríguez dijo...

No puedo con las bermudas...

Bartmillo dijo...

Las palomas no son tan malas, y no trates tan mal a la cigüeña que te va hacer esperar más.
Me imagino que el 85 es de las salidas largas, no?

Bartmillo dijo...

Otra cosa, por que tantas despedidas? Nace tu hija o te meten en cana?

TO+ dijo...

Mientras la paloma no te cague...
Todo lo bueno se hace esperar. Paciencia.

Pablo G. Mancha dijo...

Cuidado con las falsas alarmas, con las apariencias que sobrevuelan y no se posan. Te recomiendo paciencia, mucha paciencia... y comprensión.

Ah, y si le dan la Medalla a Padilla me hago del Madrid (je,je) ¡Que se la den a Guti!

Un abrazo

Pablo G. Mancha dijo...

Ah, de acuerdo con lo de las bermudas con Justo. Os imagináis a mi con bermudas

Noooo, por favor.

Sergio dijo...

Leche!! Al ver el título desde Facebook, pensaba que habías rebautizado. Paloma Schmitt no suena mal :-)
Ya puestos espera al 17 y hacemos fiestas de cumpleaños conjuntas con Millán :)

David dijo...

La cigüeña llegará tarde o temprano, Martín. No desesperes.
En cuanto a las palomas... no puedo con ellas. Las exterminaría a todas del Espolón. Y eso que últimamente hay muchas menos que cuando era pequeño.

Anónimo dijo...

Despues vas ha pensar porque m... vino la cigüeña, dias sin dormir, etc etc, la ropa que no te alcanza porque esta toda bautizada por el retoño.
Paciencia, despues ni ganas de escribir en el blog te van a quedar.je.
Un abrazo, Sankichu.

Martín Schmitt dijo...

Aclaro unas dudas: No son bermudas, son pantalones que me quedan un poco cortos... jejeje. Otra cosa, para Bartmillo, las salidas son desde amarillas, que es donde debo salir por mi handicap. Y no me meten preso. Simplemente son las cenas de despedida de mi condición de no ser padre. Tiempo habrá para celebrar cuando llegue por fin Martina.