viernes, 9 de enero de 2009

Vuelta a las aulas

Ayer volví a las aulas. En realidad, a una aula en concreto, con su profesora particular, una veintena de tímidos alumnos y con una sola materia por aprobar: el parto. Así es. Ayer, día en el que nació otra sobrina postiza (Felicitas Pardo, bienvenida a este mundo) comenzamos a asistir a las clases de preparación al parto, ya que en tan solo ocho semanas la pequeña Martina estará en este mundo en crisis. Y confieso que se trata de una experiencia extraña, un poco difícil de catalogar en un sitio pequeño en donde las hormonas están a flor de piel. El objetivo de estas clases es quitarnos los temores a los padres primerizos, aunque después de la primera hora sucedió todo lo contrario.

La matrona comenzó despacito, como quien no
quiere la cosa, a narrar las diversas vicisitudes que pueden padecer las mujeres en el postparto. Pero a los pocos minutos ya nos estaba metiendo el terror en el cuerpo, porque empezó a hablar de los loquios (pérdidas vaginales), la episiotomía (cortecito que se hace para ensanchar la salida del bebé), los masajes vaginales postparto, la depresión, la guerra de hormonas... Las risitas nerviosas comenzaron a aflorar hasta que alguien le pidió que contara algo positivo. Pero ella siguió erre que erre hasta que dio paso a los ejercicios para el parto en una sala que no superaba los 10 metros cuadrados.

Los hombres nos quedamos sentados, mirándonos
unos a otros y preguntándonos si nosotros teníamos que hacer lo mismo o simplemente debíamos abrazar a nuestras queridas gordinflonas. Bizarro total, aunque deberemos acostumbrarnos. Nos quedan por lo menos siete clases más por delante. Y espero sobrevivir a ello para ver nacer a mi hija.


23 comentarios:

justo rodríguez dijo...

- Cuando salga a la luz Martina, te contaré como salí yo...

Anónimo dijo...

Hermanito
Espero realmente que puedas estar presnte en el parto y que no te caigas redondo de tanta alegria!!
y que en la guardia no aparezca Martina y luego vos!!!
Les mando un besote grandeeeeeee
Lucila

John dijo...

Wow, beautiful pictures.
Very nice blog.

Please visit:

http://bali-worldresorts.blogspot.com

Keep blogging.
Happy everyday.

Emi dijo...

asi q van a clases los papis??! q lindo!!! q cagazo eh!!!jajaja
debo confesar q con lo q contabas me dio un poco de miedo pensar q mi hna va a tener todooo eso! ojala q no! porque sinooo poooobre mi cuñado!!!

q emocion!! yo ya quiero ver a mi sobrina, hace unos dias q no la veo via panza de mi querida hermana, me encanta cuando hacen tripa! jajaja

besotes!

elhombresolo dijo...

Sr. Schmitt, no entiendo que tiene usted que hacer en la sala parto. Su presencia es inutil, intrascendente, innecesaria. No se deje engañar con cuestiones posmodernas de padres comprometidos, ni querio oir hablar de que una vez nacida la criatura usted va a llevarla a las clases de natacion, sumergiendose en la piscina con ella (por favor, no lo haga!). Resista! Sea macho!

Inés Royo dijo...

mARTÍN, A VER SI TE PIENSAS QUE TODO VA A SER UN CAMINITO DE ROSAS...
Y LA BABITA QUE SE TE CAIRÁ CUANDO LA MIRES... TÚ PIENSA EN ESO Y FUERA!!!
eso sí, si me lo permites, apuesto copa a que eres de los que te desmayas en el paritorio. Y no vale mentir que tendré a mi madre al tanto para que nos lo cuente!!

CRIS dijo...

Lo mejor de todo es que Martina desde la barriguita de Mariana se está riendo de vosotros y diciendo: “si voy a hacer lo que me dé la gana y cuando me dé la gana...”

MUAK

Ruso dijo...

Martin,

Y si, el curso pre-parto es un hito en el camino que hay que pasar. A nosotros nos toco en London, un par de meses antes del nacimiento de Brendan... La midwife que nos toco a nosotros era un 0 al as, y nos pasaba unos videos que eran como My Bloody Valentine 3D, las historias eran de Edgar Allan Poe, y como la medicina privada aca es para otra gente, nos preguntabamos que alternativas teniamos para que todo salga bien. Pero el remedio es el siguiente - si hay algo que no pueden hacer es quitarte el cagazo! Asi que para estos ultimos dias, mucho huevo y acompaniense mucho, que el baile todavia no empezo!

María Marta dijo...

Bueno!!! Me parece que están exagerando un poco la cosa... Sino, el mundo ya se hubiese acabado, y de hecho hay partos normales en el medio del campo, donde ni matrona hay, y nacen en micros, o taxis, asistidas por un pobre chofer que en su vida ha visto un parto, salvo por TV...
Aparte el parto, es el único dolor con premio, y qué premio!!!
Eso sí, después el premio llora y quiere comer y luego llora y quiere comer y así...
Animo!!! y seguir el curso con atención, que es importante, aunque se sientan "asustados"
Besos,
María Marta

David dijo...

Ánimo Martín. No dejes que una matrona sádica te asuste.
Tu piensa que, en cuanto salga la cabeza, ya está todo hecho.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

David, que majo, eso lo dices porque la cabeza no sale de ti!!! sino otro gallo cantaría!

Anónimo dijo...

El sadismo es muy normal dentro del gremio de los parteros o comadrones, disfrutan viendo la cara horrorizada de sus "víctimas" digo pacientes. Es puro marketing mientras más espantosa es la cara de los futuros padres,más exitosos se sienten.Mi ginecólogo decía que él conocía a sus pacientes por las episotomías, por este cuerpito hubieron 5, con el Pancho zafé. Se olvida rápido. A no dejarse impresionar. Besos. Meli

Manuel Martín dijo...

Yo puedo hacer una sugerencia. Cuando tú mujer se ponga de parto métete tres whiskeys dobles y creo que todo solucionado. Si te ves mal en las clases pre-partos, también puedes adoptar estas medidas.

Un abrazo

Carlos dijo...

"Bizarro total"

Es curioso, porque tiene una acepción que significa "valiente, generoso, lúcido, espléndido"

Todo eso son sinónimos de "futuro padre" ¿no?.

Ando por aquí Martín pero el blog está en la siesta desde hace meses.

Abrazos

Martín Schmitt dijo...

Carlos: ¿Eres 231? Ánimo por el blog y te aseguro que hay miles de sinónimos más. Una alegría verte por estos lares.

Manuel: Gracias por la recomendación, pero si me llego a meter tres lingotazos de esos me caigo r4edondo. Y después, con resaca, voy a tener que aguantar los gritos de la parienta...

Meli, me hubiese venido bien la recomendación unos días antes. La próxima vez me levanto y la escupo a la matrona. Un beso grande, suegra.

David, estoy con el anónimo que te contestó un poco más abajo. Ahí, en ese momento, creo que empezará todo... Un abrazo

MM, el premio además caga, crece, va al colegio, necesita ropa, tiene que ir a la universidad y se enamora de un atorrante...

Rusito, julepe seguro que voy a tener. El tema es ver si aguanto el momento del parto. Si veo una gora de sangre me desmayo.

Cris, pocas veces he estado tan de acuerdo contigo. Será una pequeña tirana. Y si crece rodeada de tías como tú y la Royo, se convertirá en una pequeña tirana pija, con tacones, pero adorable.

Inés, ya lo he dicho antes, soy de los que se desmaya. Tu madre es matrona?

Hombresolo, dicen que macho es el que la probó y no le gustó. Creo que esta vez le voy a defraudar. Intentaré estar ahí. Ya me dirá usted cuando esté en la misma situación, con la camisetita de Racing de Avenllaneda en una mano y la del CASI en la otra.

Emi, no sólo tu hermana pasará por eso. Vos también. Yo también te quiero, cuñada.

Lulu, sabés que eso de aparecer en las entradas de urgencias de los hospitales después de familiares es algo habitual. ¿Y por qué no esta vez? Jeje. Besos

Justo, te tomo la palabra

Gloria dijo...

¿Clases? Yo pensaba que con la epidural sólo tenías que relajarte y esperar (se le quitan a una las ganas). De todas formas, me da en la nariz que la parte difícil la va a tener que hacer Mariana, tú limitate a hacer lo que te mande y a darle muchos mimitos.

Un besazo

Pabloalvarez dijo...

Ni caso, Schmitt. Hay ratitos chungos, pero el conjunto general de ese día es lo mejor que hay en la vida.

Es un tópico, ya lo sé, pero es la pura verdad. Y lo mejor es que ese día (el primero) probablemente sea el peor. O sea, que a partir de ahí mejora cada día.

Qué te voy a contar yo, que voy dejando charquitos de baba. Me voy, que Hugo me está llamando desde la cuna.

Saludos

PD: He visto la última foto de Martina. Buena nariz, sí señor...

Anónimo dijo...

martin:
Nunca hice la clase pre parto. Marco vino por cesarea y con Carla nos hicimos los boludos.
Carla tardo una bocha y yo iba y venía: me mandaban de una habitación a la otra. Hasta que me dijeron sale. Lo raro fue que me dejaron ver la salida en vivo y en directo. Ah en el medio de todo el Dr agarro una tijera de la que se usa para cortar carne y si la corto. (episiotomía le dicen) es una carnicería. Pero bueno cuando vi la cabeza de mi gorda todo se termino. Mucho huevo, que peor que ver a River ultimo no puede ser. Abrazo de gol y siempre gracias por estar ahi.
LULO

María Marta dijo...

Ayyy, Martín!!! Qué prosaico...
Caga=pañales
Crece=ropa
Colegio/Universidad=+Euros
Se enamora de un atorrante=Creció, no la disfrutaste pensando en el costo y se fué... (Buaaaaaaaaa, ya no estaré!)
En fin, que me muero de verla!!! (después del curso de parto...)
Besos,
MM

Isabel dijo...

¿Episiotomía?, ¿masajes vaginales postparto?, ¿depresión?,¿guerra de hormonas? ¡Afortunados los futuros papás que no sufrirán tanto! ¡Saldrá bien bonita! Un beso Martín y hasta semana santa ¿no?

Martín Schmitt dijo...

Isabel, somos afortunados, es verdad. Te espero en Semana Santa (ya seré papá por entonces)

MM, yo también me muerto por verla.

Lulo, gracias a vos por estar ahí siempre. Si me llega a pasar eso me quedo ahí, desmayadito nomás.

Pablo, estoy contigo. Lo mejor está por venir.

Gloria, siempre me helimitado a hacer lo que me manden. Y entiendo perfectamente que la labor más difícil es la de la madre.

Bartmillo dijo...

Martin, el curso no existe, solo es una tradición absolutamente innecesaria, con respecto a lo del atorrante, tengo 4 para ofrecerte, y eso de que la madre se lleva la peor parte, tambien es una vieja tradición mentirosa, los 9 meses de bancar a la madre(esposa) es realmente lo peor, el día que las mujeres lo experimenten tendran los hijos sin chistar.
Bartmillo

Sergio dijo...

Que te sea leve.... y lo que te queda.... por cierto, no sería un tal Mari Ángeles tu Maestra?