lunes, 15 de septiembre de 2008

Vinos de tierra negra

La Geria representa la victoria del hombre sobre la naturaleza. Se trata de una zona de Lanzarote de 2.300 hectáreas dedicadas al cultivo de la vid, en su mayor parte de variedad Malvasía. La mayoría de las cepas son viejas, ya que rebasan en un 90%, los cien años de antigüedad. Y es impresionante ver cómo tienen que hacer los viticultores para resguardar las cepas del las constantes y eternas ráfagas de viento. También sorprende que en una tierra volcánica puede haber vida

Y el resultado de tanto mimo es muy digno. Nosotros probamos tres botellas distintas y nos encantó, sobre todo el blanco seco. Sírvase frío y en buena compañía.



Utilizan muros para proteger las viñas.En cada hectárea pueden existir de 250 a 350 hoyos. Vendimian en agosto.

El resultado, frente al mar.

15 comentarios:

Sergio dijo...

Me regaló una amigo hace unos años una de esas botellas. La fui guardando, pero tras 3 mudanzas desapareció entre las cajas y nunca tuve oportunidad de probarlo...

Extraviada dijo...

Con esa foto de por medio -la última- quién no se tomaría un vino por muy digno o indigno que fuera. Vaya paraje

Carlos Lopez dijo...

Martin, que buenos los vinos y el lugar...
Me acuerdo cuando nos juntamos en Madrid y compartimops vinos de la Rioja y chorizos con 45 grados...
Como andan los futurs padres?
Un abrazo.
Carlos.
P.D.: ayer publique algo que no si llego...

Carlos Lopez dijo...

Martin, pudiste arreglar la Compu?
Bueno como bien ya has dicho a tu abuela Totita no le gusta usar ni celular (le compre uno para poder ubicarla y casos de emergencia, para el dia de la Madre de hace dos años y me lo devolvio al año...), ni la compu aunque con sus casi 90 con tal de poder hablar lo haria...
Tienen que estar listos (vinos de la Rioja y buenas comidas...) para la llegada a fin de mes de los Reyes. Un abrazo.Carlos

CRIS dijo...

Impresionante la última fotito!!!. Un vino blanco fresquito, el mar... MUAK

Anónimo dijo...

Buena elección. El lugar, el vino, la compañía, las manchas en la camiseta. Me debes el regalo de cumpleaños. Este me vale. ¿Te ha traído muchas consecuencias el cajón que intentó asesinar un dedo gordo del pie?

justo rodríguez dijo...

Joder Martín, si no hemos comentado nada de Lanzarote, estuviste en los Jameos?
Dice mucho la foto que menciona Cris...

Martín Schmitt dijo...

La foto es mía y la saqueú después de meterme en el cuerpo una parrillada de pescados, unos pescaditos fritos y unas gambas a la plancha.

Sergio, por aquí se debe poder conseguir vino lanzaroteño. Para la próxima cena intento buscar alguno.

Extraviada, el lugar se llama El Golfo, donde hay varios restaurantes sobre el mar. Alucinante.

Carlitos, siempre me acuerdo de ese fin de semana madrileño. Un abrazo.

Cris, gracias. Falta poco para el 4.

Anónimo, no hubo manchas, aunque no me creas. El regalo ya te lo daremos. Y sí, me ha traído consecuencias... Nada nuevo...

Justo, como había mucho viento estuve en los Jameos cenando, en la Cueva de los Verdes, en el Jardín de Cactus, en la Fundación César Manrique, en el parque Timanfaya, en Papagayo, en... Me recorrí 300 veces la isla. Muy bonita, por cierto

Anónimo dijo...

Muy buenas las fotos y benditos sean los que con tanto esfuerzo hacen el vino y también los que con tanta facilidad lo tomamos.
Salud
Bartmillo (o el traumatólogo cabezón.)

CRIS dijo...

Falta poco Martín, falta poco... Esos momentos también tendrán que ser inmortalizados. Mañana bajaré un rato para no perder mi toque (ja,ja). Además ese día por la noche tengo un previo a mi cumple, moriré pero digna, muy digna.
MUAK

Anónimo dijo...

Qué bueno parece el vinito blanco con el mar de fondo... y acompañando a la parrillada de mariscos!!!
Increíble la forma de criarse las vides en esos hoyos... con mucho tesón!
Besossssssss,
MM

Sergio dijo...

Martín... .Bonito detalle.
Pero la próxima cena estaré en New York.. :(

franmorten dijo...

q ricooooo

bieeen fresquiiitoo

q lindo q envidia...
un abrazo cuñadaso!

Martín Schmitt dijo...

MM, exquisito.

Bartmillo, usted es de mi mismo club. Brindo por toda esa gente bendita.

Sergio, buen viaje.

Panchi, un abrazo

Anónimo dijo...

Querido Martín ser invidente tiene sus ventajas y a propósito de tus comentarios no se si es blanco, rosado o tinto, para pintar no lo quiero, el sabor seguro me gustará, guardame unas. Un abrazo de Santiago padre el boquense.